Mi padre y yo nos follamos a la vieja del quinto piso

Compartir:

100.00%
0%

Menuda sorpresa nos llevamos al enterarnos de que nuestra vecina del quinto piso se follaba a cualquier hombre que se le cruzara en el camino, así que mi padre y yo decidimos comprobarlo personalmente y esa misma tarde fuímos al departamento de la vieja rubia para efectivamente quitarnos todas las dudas cuando se prendió de nuestras pollas como una ninfómana y nos hizo vibrar de tanto placer.