La rubia madura le mamó la polla al joven jardinero

Compartir:

0%

Ella no puede soportar el hecho de ver a su jardinero tan musculoso, joven y fornido trabajando en el parque de su casa y transpirando por los treinta grados de temperatura sin ponerse cachonda al límite. Esa tarde le ofreció un refresco, lo invitó a pasar a la casa y sin mediar palabra lo desnudó y le hizo una apasionante mamada para brindarle un buen momento de relax.