La monja se calentó con el joven borracho y se lo folló

Compartir:

100.00%
0%

Esta monja pilló a un joven borracho, echado al lado del camino y se apiadó de él ayudándolo a recomponerse, pero cuando el tío comenzó a reaccionar por su mente se cruzaron las ideas más oscuras y perversas que a una monja pudieran ocurrírseles y se abalanzó sobre su polla para mamársela, ponérsela bien dura y montarse sobre ella para cabalgar desenfrenadamente hasta tener su primer orgasmo en años.