La masajista tántrica deja muy satisfechas a sus clientas

0%

Cuando su mejor amiga le recomendó y casi le rogó que fuera a relajarse al SPA y pidiera cita con una masajista en concreto, no sabía el porqué. Ahora que ha descubierto el cielo sintiendo las manos suaves y traviesas de la chica de los masajes ya no puede dejar de ir. Y es que ya le pareció raro que la hiciera desnudar completamente boca arriba. A pesar de no tener apuros por ser también mujer no era a los masajes que estaba acostumbrada que usas braguitas o toalla para tapar las parte íntimas. Sin darse cuenta ni interaccionar con la masajista se vió transportada al séptimo cielo en un interminable masaje tántrico de placer en el que llegó a correrse como nunca antes lo había hecho.